domingo, 20 de abril de 2008

La última

Siempre me queda una, y a mí que me gusta tomarlas de dos en dos, tengo que esperar hasta poder comprar otra caja. Pero no puedo esperar.Es domingo por la tarde. ¿Me la tomo? La vuelco, la saco, la palpo, pero nada, sigue siendo una. Creo que la partiré en dos, y de ese modo… ¡zas! ¿y ahora dónde está? No puedo creerlo, perdí mi última juanola. Hoy no podré dormir.

11 comentarios:

Gabriel dijo...

¡Jajay! Una lección magistral de suspense existencialista. Nunca la Literatura supo afrontar con tal economía de medios la angustia del ser humano.
Tras un proceso febril, el final es la apoteosis.
Un relato inteligente, Inma, que acaba redondo.

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

... gracias Inma por tu visita. Ya sabes que nuestro lar poético está abierto y tratamos de manera entrañable a cuántos requieren alguna información.

Con el orozuz, no habría problema como con las grageas...

Un Beso

El próximo día 23 de abril, a partir de las 18 horas, organizamos en colaboración con el gremio de libreros y el Ayuntamiento de Sevilla, una lectura pública en el Centro Cívico de La Buhaira. Anímate e invita a otras personas a que se sumen a honrar a nuestros queridos libros. ¡¡ Te esperamos!!


¡¡ Sé feliz !!
Pedro Luis Ibáñez Lérida.

Isa dijo...

¡Qué bueno, Inma! Me ha puesto por delante la patética imagen de mí misma, ante un último cigarro a las once de la noche; he recordado lo que se siente al encender una colilla como última oportunidad. El vicio de éste, al menos es más sano.
Veo a nuestra mascota en plena transformación. ¿Enamorada, tal vez?
Bueno, ya veremos.

Isa dijo...

Han tenido que llegar mis niños para hacerme ver que lo que asoma por la parte superior del cascarón no son corazones, sino la colita del ave. ¡Hay que ver!

Isa dijo...

El comentario del polluelo tiene "to el arte", que se me olvidó decírtelo.

inma dijo...

Efectivamente era la colita del pollo. Me alegro que tus niños me comprendan. vaya ahora una poesía para ellos.

Lucía dijo...

Hola Inma:
A mis hermanos y a mi nos ha encantado tu historia de la tortuga.
Mamá nos ha dicho que nos la has dedicado a nosotros.
Muchas gracias.
La niña y la tortuga estaran muy contentas porque seran muy amigas.
Lucía.

Pablo dijo...

Hola soy Pablo me ha gustado mucho lo de la niña y la tortuga.

Javi dijo...

Hola Inma:

Al principio me ha costado adivinar la moraleja.Pero luego lo comprendí.Es muy bonita.

Gracias.

inma dijo...

Gracias a todos vosotros, por ser lectores. Muchos besos.

lorenzo dijo...

Qué sorpresa juanolera de final, jaja. Y yo, que creía que eran valiums, por lo menos... Me encanta tu sentido del humor.