jueves, 17 de julio de 2008


ROSAL SILVESTRE


Allí llevaba mucho tiempo sin nada que hacer. Pensó que sería el mejor sitio donde estar. De todas formas, sus días no eran especialmente felices. El silencio lo llenaba todo a diario, por eso decidió que lo mejor era terminar allí.

Se dejó caer sobre el hoyo que había excavado en su jardín. Cerró los ojos. Dejó de respirar. Sobre su pecho, los brazos colocados es aspas dejaron de sentir el latido de su propio corazón. Fue entonces cuando a sus oídos, que habían decidido no dejar de oír, llegó el canto de una alondra. Como un resorte que hubiera sido obligado a permanecer tensado, sus ojos se abrieron de golpe. Vio el cielo, azul y limpio como siempre le había gustado. Sus brazos comenzaron a sentir el latido rápido y acompasado de su corazón.

Ya era hora de dejar de hacer NADA para empezar de nuevo a vivir.
Sonrió. Se agarró del borde del agujero en el que estaba y salió de él. Junto al pozo, había nacido un rosal silvestre.

9 comentarios:

Isa dijo...

La esperanza se halla en lo más cercano, en cualquier signo, en cualquier indicio que te lleve a intuir la existencia de la vida. ¡Cómo no iba a encontrarse esa segunda oportunidad en el canto de la alondra; cómo no iba a dar sentido a la vida un incipiente rosal silvestre!
Muy bonito, Beli.

fernando dijo...

Ole, puro arte! este blog hace honor a su título. Da gusto leerlo. Un beso.

Laura dijo...

Precioso Beli, me ha gustado mucho. Está lleno de optimismo. Un abrazo.

Loli dijo...

Si supieras Beli, un relato tan sencillo como éste cuánto me llega. Es muy grande lo que hay tras esas palabras.

fernando dijo...

un beso y espero otros bonitos relatos de los vuestros en los próximos días.

Gabriel dijo...

Relato contundente, mucho más allá de la aparente ternura. Un canto al día a día, uno detrás de otro, que siempre es el primero.
Y muy lindo en la forma de contarlo, Beli. Tan sencillo como directo.
Besos.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.