martes, 26 de agosto de 2008

Ansias de maná

A lo mejor es verdad
que mi gran mundo mundial
no es tan grande, no es nada.
A lo mejor va a ser
que ya no te alimento. Yo,
que bajo el brazo traigo tristeza en vez de trigo, yo
y estas putas ansias de maná.

12 comentarios:

lorenzo dijo...

Disculpen las molestias. El texto anterior se ha autodestruído. Se me ha caído de las manos, lo siento compañeros. Os dejo este poema. Un beso.

Gabriel dijo...

Es lo bonito y peligroso de alguien que escribe desde el cielo. Si se le cae un texto, se hace añicos. Pero mi mala memoria podría reconstruir la idea, tan genial, del cuento perdido, que se quedó grabado. Usted manda.
Mientras, celebro la fiesta de que andes con nosotros. El mejor maná.

beli dijo...

Coincido con Gabriel: no hay mejor maná que tu palabra. Y mejor aún, tu presencia.
Me encanta tenerte cerca.
Besos de colores

lorenzo dijo...

Tienes razón, gabriel. La idea base la puedo recuperar; la cosa es que me pedía otra vueltita. Reposo no más. No siempre atina uno con los golpes subidos de tono, ahí anda el peligro. Beli, gracias por tus piedritas blancas que brillan y hacen más suave el camino.

Loli dijo...

Disculpadme pero no pillo lo que comentáis, Lorenzo y Gabriel. A veces soy algo cortita. La cuestión es que el poema es directo y desgarrador. Lo que sí te digo Lorenzo es que has llegado a este campo de flores como la lluvia fresca que aporta vida y color.

Gabriel dijo...

Loli: Mi comentario quería ser lo más directo del mundo. Me encantó el cuento y se me quedó grabado; lo echo de menos y atribuí su pérdida a un error informático (autodestruido), no a letra alguna de más ni de menos. El tono, para mí, el suyo, exacto y preciso.Y valiente. Muy pocos se atreven a robar cosas del cielo y traérselo a los amigos. Lorenzo, uno de ellos.
Añadí,eso sí, lo de caerse del cielo, aprovechando el maná del poema y nuestro ansia, que sigo identificando con volver a tener a Lorenzo entre nosotros.

Un beso. De los grandes.
Y viva el blog.

lorenzo dijo...

Jajaja. Loli, te explico mi parte, es una tontería, a ver.
Escribí un micro-relato de humor, de cómo alguien pasa a llamarse Nabocop y os lo dejé con mucho cariño. Pero soy como soy, y al releerlo no me convenció, me entró el apuro y lo quité del tirón. Entonces puse el poema. Y Gabriel me dijo que no tirase el cuento, que lo volviera a reconsiderar. Y me alegró, pero ya lo había quitado. Así que lo reescribiré.
Mil besos llenos de ilusión.

inma dijo...

Regreso de vacaciones y me encuentro con tu sorpresa ¡Qué alegría, de verdad! Echaba de menos tu poesía. Esa es fantástica.

Loli dijo...

Ya he entendido, Gabriel y Lorenzo. Me acuerdo del relato de Nabocop. Estaba muy bien, Lorenzo. A mí me gustó mucho.

Isa dijo...

¡¡¡Qué alegría, criatura!!! Acabo de llegar a mediodía de vacaciones y te encuentro. Me alegro muchísimo de tu presencia. Un besazo y gracias por ése poema, que más tranquilamente releeré y volveré por estos comentarios. Es que me ha sonado muy bien, aunque lo mejor sigue siendo tu vuelta. Ahora tengo que salir y no puedo recrearme en él. Lo dicho, que lo leeré y que me has dado un alegrón.

Isa dijo...

Tu poema me ha hecho volver a plantearme qué será peor: que no te quieran, o no ser capaz de querer lo suficiente. No sé si es eso lo que tú querías provocar en el lector, pero eso me ha llegado a mí. ¿Sabes? Yo prefiero ser el no querido. Gracias por la reflexión.

lorenzo dijo...

¿Sabes, Isa? Tu planteamiento me lleva aún más a la esencia, hilas finísimo. También me haces reflexionar. Sí, creo que es mucho peor no ser capaz de querer lo suficiente. Qué alegría zambullirme en tus palabras.