viernes, 17 de octubre de 2008

LA PLAZA DE LOS PERFUMES


















Llegué a la plaza casi por azar.Aquella mañana de octubre, el cielo me ofrecía su mejor color, sin humos ni miserias. Me reconfortó aquella placa de azulejería en la que podía leerse PLAZA DE LOS PERFUMES.
Cerré los ojos por un momento, aspirando lentamente aquel aire cargado de fragancias, romero, albahaca... Me sentí en paz, poseída por los recuerdos de un ayer lejano, ausente ya. "No he venido hasta aquí para recordar sino para vivir".
Recorrí con la mirada cada uno de los rincones de aquella plaza. Allí el romero. Allá la albahaca. Seguí caminando, dejando tras de mi su recuerdo, su aroma... su amor.
Caminé calle arriba. Al frente, un sol poderoso y altivo lanzaba contra mis ojos una luz vivificadora, intensa, inmensa. Parpadeé. Acomodé mis pasos a mis ojos, y éstos a ese mar blanco que lo invadía todo.
Como antes había alcanzado la plaza, ahora encontré la entrada de aquel pequeño hotel. La puerta era de madera. Ese detalle me atrapó. Siento debilidad por las hojas de madera que te invitan a pasar. El recibidor era pequeño. Un mostrador, también de madera, en un lateral y una dócil escalera al frente. Toda ella de madera. Entré. Me recibió una sonrisa fresca, juvenil, acogedora.
-Buenos días ¿en qué puedo servirle? -me dijo aquella boca sonriente, mostrándome una dentadura perfecta, inmaculada.
-Desearía una habitación -respondí mientras dejaba mi mochila a los piés del paragüero.
-¿Sencilla?
-Sí, por favor.
-¿Para una noche...
Ahora estoy aquí , en esta habitación de hotel, donde todo huele a madera, a bosque, a libertad. Ahora me doy cuenta que no respondí a su pregunta, ¿para una noche? No, para una vida.
Asi se llamará mi nueva novela, la que he comenzado a escribir en este libro en blanco que tengo entre mis manos. Que nació cuando dejé de mirar atrás y solo aspiré el aroma de la PLAZA DE LOS PERFUMES.

5 comentarios:

Gabriel dijo...

Hermosa llegada a la plaza. Sin prisa, para empezar a vivir.
Me ha gustado mucho cómo te has regodeado en tu tiempo, tu cielo y tus aromas.
Y un final enorme.
Un beso grossen.

Isa dijo...

Me quedo, amiga con la esperanza que derramas en este relato y con los aromas dulces y nuevos. Muy bonito.

beli dijo...

AMIGOS, GRACIAS.Con este relato he pretendido unir una historia para un cuadro y un cariño especial por la ciudad de Jaén y sus gentes.

Merece la pena venir hasta aqui, pasear sus calles, disfrutar sus terrazas, dialogar con sus gentes.

Este es mi pequeño homenaje a esta ciudad encantadora.

Un beso. Con lectores como vosotros merece la pena seguir inventando historias.

Laura dijo...

Es curioso como un mismo cuadro inspira historias tan diferentes e igualmente bonitas.
Besos.

Loli dijo...

Me encanta el enfoque tan nuevo y fresco que le has dado a la idea del cuadro. Se convierte en un principio lleno de posibilidades. No he podido evitar imaginarte entre aquellos aromas con la mochila al hombro.