martes, 18 de noviembre de 2008

RECICLANDO EL ALMA

Blanca espera a que, a las ocho, su marido salga para el trabajo (pica diariamente a las nueve, en una fábrica textil). Hasta las siete de la mañana del día siguiente, se sentirá un poco dueña de su hogar, de sus decisiones, aunque se reduzcan únicamente a poner los pies en el sofá, o poder ver su programa de televisión preferido. Y cada noche, justo después de su marcha, ella recogerá los restos de la cena que le colocó por delante (más tarde y en paz, comerá algo ligero, un sándwich, como tantos días), tomará todas esas pastillas, unas ocho diarias, incluyendo la que le ayuda a soportar la decepción, y también tirará hoy un blíster vacío de la píldora anticonceptiva, aunque hace más de dos meses que no le hubiese hecho ninguna falta.

A las nueve la espera Inés en la esquina. Es como un ritual. También ella habrá recogido, momentos antes, los restos de un día pesado, difícil. Se habrá secado las lágrimas en el delantal. Habrá reunido para el contenedor de vidrio, todas esas botellas cuyo contenido son, en parte, la consecuencia por la que desde hace una semana tenga que utilizar de nuevo ese espeso maquillaje que le asfixia los poros y le hace ahogar un grito inmenso.

Las encuentro en esa espera, cuando llego a casa, o si tengo que salir a esa hora, por algún motivo, bien a una, bien a otra, fieles a su cita.

Con dos carritos de los que se usan para la compra, uno azul y el otro verde, para no sobrecargar las articulaciones, ambas amigas hacen juntas el camino hasta los contenedores y reciclan minuciosamente cada sobra, cada resto separado. Después, a la vuelta y ya mucho más ligeras, vuelven a hacer parada en la misma esquina, donde se cuentan su día, se aconsejan y hasta se ríen. En definitiva, se recuperan del día de hoy para enfrentarse al de mañana.
Recordé que guardaba desde hace años un carro igual que el verde. Llevo tres noches acompañándolas.


7 comentarios:

Gabriel dijo...

Me has puesto el vello de punta, compañera, después de reciclarme, de verdad, el alma.
Una maravilla.
Besos.

lorenzo dijo...

Me ha enganchado desde antes de acabar la primera frase. Un guiño excelente a todas las Martas,Ineses, y cuenta cuentos con carros iguales que el verde amistad. Me sorprendes y me llevas a la esquina otra noche más, Isa. Un beso.

Loli dijo...

Estoy de acuerdo con mis compañeros. Es maravilloso, y retratas muy bien los estragos puede causar amanecer todos los días para arreglar la misma casa que todas las noches se desordena una y otra vez. Aunque parezca un tópico, es muy real y como le pasa al narrador, a veces es difícil evitar dejarse engullir por una existencia tan crónica.

Laura dijo...

Cualquier método es bueno con tal de reciclarse y romper con la rutina. Me ha gustado mucho.
Besos.

beli dijo...

siempre es reconfortante una sonrisa en compañía. Saberse comprendida, sin críticas, sin reproches.

Nada más leer el titulo, supe que este "duro" relato era tuyo.

Antonio dijo...

Amena descripción de algo tan aburrido como la rutina, magistral como escribes.

pd. aunque he llegado tarde a este blog estoy haciendo comentarios, espero que nunca sea demasiado tarde.
porque me gusta lo que leo aquí.

Isa dijo...

Antonio, en absoluto es tarde para participar con tus comentarios en nuestro blog. Gracias por hacerlo, por leernos y bienvenido seas.