domingo, 9 de noviembre de 2008

VISITA DE MUSA AMIGA.

Veo que esperas, a ver qué se te ocurre:

Si las letras se quedan hoy contigo,

o si han dicho que mantienen su castigo

y te cansas de pensar, y que te aburres

persiguiéndolas sin pausa en tu condena,

proponiéndoles que formen unos versos,

y que olviden por fin  ese perverso

regocijo provocado por tu pena.

 

Pero ¿cómo te atreves, irascible,

a obligarles que encajen como piezas?

Un sinfín de cabellos da una trenza:

en un verso esa medida es imposible.

 

Vuelve a ser aprendedor humilde,

mira atento las cosas que suceden;

si pasando ante ti verlas no puedes,

se irá el punto,  con la coma y con la tilde.

 

Vamos, vamos, poeta desde lejos;

no hables tanto de ver Venus o Urano:

Lo que no puedas tocar con tus dos manos,

puede el alma aprender sin catalejo.

 

De lo visto a tu lado harás acopio,

que tampoco lo cercano es tan visible:

Hay quien pierde, por perder, un imperdible

y lo quiere buscar con telescopio.

 

Siempre intento, poeta intermitente,

que te hagas persona antes que escriba

y no pierdas el tiempo yendo arriba:

Sé mejor observador, constantemente.

 

De una forma elegante, sin un lazo

de cadenas para atar ramos de flores,

invéntate las nubes de colores

y hasta plumas de cristal, en un plumazo.

 

Si has tenido el coraje de empezar

un poema, híncale el diente,

no dejando todo esfuerzo en un azar

y afírmalo con fuerza, sé valiente.

 

Ya te dejo en tu sueño, poetilla,

como Musa que pasaba por tu casa,

he venido a ver qué es lo que pasa,

viendo tanto vacío en tu cuartilla.

 

Y me voy algo más tranquila que antes,

cuando vi tan poco verso y tanta prosa.

He sentido ya palabras que, rasantes,

han volado a formar verso generosas

al ver que, antes que poeta, eres amante.

 

3 comentarios:

Isa dijo...

Mándame a esa amiga tan especial que tienes; a ésa que te ayuda "a ser persona antes que escriba" (recuerda: escribas y fariseos, soberbios de fe y de palabra).
Este poema auyenta la soberbia para quedarse con la pureza de los pensamientos, de los hechos de los que podemos beber a diario; y nos incitas, con estos versos, a rogarle una visita inesperada y fructífera.
Gracias por ese regalo de poema, con un ritmo que me encanta y una fuerza arrolladora. Un beso.

inma dijo...

Gracias por tu invocación de musas necesaria. ¿Quién te inspira tanto verso? Trovador y caballero andante, observador y soñador a un mismo tiempo.Juegas bien con las palabras. Un beso.

Loli dijo...

Yo también te agradezco esta invocación tan necesaria
que llena de vida tus palabras
dejando así la puerta abierta
al soplo inspirador que nos alimenta.
Un beso.