viernes, 28 de marzo de 2008

NATURALEZA MUERTA


El alquimista, desesperado, recordando días de naturaleza viva, probaba a mezclar esencias que le ofrecieran el aroma anhelado, buscado, soñado…
...Pero ya se habían extinguido las flores.

6 comentarios:

Gabriel dijo...

Una microhistoria terrorífica, porque desgarra. Y muy hermosa. Justo al terminarla de leer, busco una flor y respiro mucho más tranquilo.

inma dijo...

Mi ventana está llena de flores ¡uf! no tengo de qué preocuparme.¡Pobre alquimista!

Loli dijo...

Espero que ese día no llegue nunca. Es un relato inquietante y triste.La esencia en tarro pequeño.

Diáfana dijo...

Ayer entró por la puerta de la terraza un golpe de olor a azahar que me dejo quieta por unos instantes como un perrito con la nariz hacia arriba olisqueando.

Yo tengo esperanza de que la naturaleza, siendo como es mucho mas lista que nosotros, un día se cabree y acabe con este sarpullido cojonero que somos los humanos.

Isa dijo...

Si tomo distancia del ser humano, pienso lo mismo, sobre todo porque, unos más que otros, seremos los culpables de nuestra propia destrucción. Pero, como a vosotros, me tranquilizan las flores de mi patio. Gracias a todos.

beli dijo...

Menos mal, que aunque a regañadientes, la primavera ha llegado inundando todo de color...y de flores. Ya verás, ya veremos, como el alquimista resurgirá de sus "esencias" y llenará el mundo de formulas embriagadoras