domingo, 2 de marzo de 2008

SÓLO SOY UN SUEÑO

No soy gaviota,
pero cada noche vuelo
hasta tí,
surcando el cielo
de tu nombre,
colgándome de las estrellas
de tus ojos,
para lanzarme sin miedo
entre tus brazos.

No soy gaviota,
pero cada mañana
extiendo las alas
que entre sueños tejo,
y abandono el acantilado
de mis miedos,
para jugar con la brisa
de tus labios,
y entre piruetas,
dibujarte un beso.

No soy gaviota.
Sólo soy un sueño.

4 comentarios:

Gabriel dijo...

Un poema para leer en voz baja, para que no se sobresalte la mirada. Para que vaya, directamente, de un corazón a otro. Y sin cambiar ni una palabra.

Isa dijo...

Sueño que busca a los sueños para hacerse real. Este poema entraña al AMOR así, con mayúsculas, porque está tejido con toda la entrega, con todo el deseo que quizá pueda encerrar lo ya imposible. Creo, Beli que estos versos van más allá del amor de pareja... y me encantan. Un beso.

inma dijo...

Preciosas metáforas para preciosa composición. ¿Cuándo te animarás a compartirlas en el "Baratillo"?

beli dijo...

algún día puede que me decida a dar el salto. Mis poemas son lo más mío que poseo, donde vuelco todo cuanto siento,donde más yo soy, sin tapujos, sin dobleces. Aver si me animo y los comparto con vosotros