jueves, 24 de abril de 2008

CRITICÓN.

Te protege la pereza,

te escondes de los artistas,

y no asomas la cabeza

al escribir, con bajeza,

tus críticas en revistas.

 

A todo pones reparos,

y a todos hallas defectos:

Al cine por los efectos

a los pintores, por raros

y al  poeta por  selecto,

de versos que, siendo claros,

para ti son imperfectos

 

Si no te pide consejo,

cualquiera rama del arte

la maldices y abandonas,

negando su luz, reflejo,

de la parte del espejo

que no refleja tu parte.

 

Escritor de gacetilla,

torero televisivo,

cantante a lo más de ducha,

que ni a dios ni a diablo escucha,

considerando incisivo

su comentario cotilla.

 

Aprende y mira al pintor,

y a su mundo de colores;

pégate al compositor,

y métete en su canción.

Y acercándote al poeta

a dudas y resquemores,

 encontrarás solución;

 

Ya verás la voltereta

que te pega el corazón.

 

 

4 comentarios:

Isa dijo...

Dedicado, diría yo, a los "sangrehorchata" que con tanto rasero olvidaron la emoción que se siente ante la belleza en cada una de sus formas. Muy bien, compañero.

inma dijo...

Estoy contigo en que hay por ahí mucho criticón suelto sin ideas propias. Buen ritmo en el poema.

Loli dijo...

Para criticar hay que tener arte. Y para criticar a los críticos, más arte todavía.

Félix dijo...

Real como la vida misma.

¿Quién dijo que todos los críticos son artistas frustrados (escritores, pintores...)? Puede que tuviera razón.

El resquemor es mala inspiración.

Un abrazo.