domingo, 13 de abril de 2008

SEGUNDA OPORTUNIDAD

Aquel niño era yo, y tenía siete años; sólo que vuelvo a andar el camino para evitar lo que entonces no pude.
Ahora, en mi cunita, mi madre me observa recordando al que fui, sin saber que soy.
Esta vez, mamá, te lo prometo; me mantendré alejado del pozo.

4 comentarios:

beli dijo...

Redondo. El final inesperado y muy bueno.

Gabriel dijo...

Muy bueno. Bien jugado el tiempo paralelo del que vive por primera vez y lo hace de segunda.

Loli dijo...

Has hecho real algo que todos hemos deseado alguna vez. Lo haces muy creíble. Esto daría para mucho.

Laura dijo...

Brrrrrrrrrrrrrrrrr! He podido sentir la humedad del pozo, pone los pelos de punta. Me gusta.