domingo, 13 de abril de 2008

SEGUNDO.

Adoro las carreras tácticas, donde la cabeza cuenta tanto o más que los músculos. En la de ayer, sonó el disparo de salida y, sin pensármelo, me coloqué segundo. Eran diez vueltas. Cogí la referencia del primero, el dorsal, y no miré atrás. Desde entonces, sólo pensar en adecuar mi ritmo al suyo. La zancada, la respiración…

Sonó la campana. Última vuelta.

El esfuerzo era máximo, pero me resigné a ver cómo el que marchaba primero se iba hacia la meta como un cohete.

Detrás, a los quince segundos, llegué yo. Subcampeón. Segundo.

Por los altavoces, sonó el nombre del primero, el gran Segundo Amaro y la ovación al recoger su medalla de oro.

En el segundo escalón, me subí yo, Hilario Segundo. También recibí muchos aplausos.

Me encantan las carreras con dos participantes.

4 comentarios:

beli dijo...

No sé cómo lo haces, so canalla, pero ahí me has tenido atrapada hasta el final.
No sé cómo lo haces, pero si se que haces lo que te da la gana con eso de escribir. ¡ eres mu bueno, muchacho!

Isa dijo...

No sé por qué me da que eres un buen jugador.
Buena carrera, sobre todo, muy particular.Y buen golpe al final.

Loli dijo...

¡Me encanta! ¡Me encanta! ¡Me encanta!

Gabriel dijo...

Gracias, chicas.