martes, 12 de agosto de 2008

PAN, MANTEQUILLA Y MERMELADA (I)


¿Os imagináis pasar una tarde en un lugar donde la música suena espontáneamente y puedes divertirte viendo malabaristas, magos y artistas, donde puedes recrear la mirada con pequeñas tiendas de objetos pequeños llenos de color, donde puedes tomarte un capuchino en una terraza mientras el aire se llena de olores dulzones, donde puedes elegir entre un muffin, un gofre o cualquier otra cosa (da igual todo está buenísimo), donde las flores cuelgan de las esquinas formando un mosaico para los sentidos entre molduras y cornisas, donde hay puestos con todo y para todos los gustos? Pues existe un lugar así: Covent Garden.

4 comentarios:

Cata dijo...

Me gusta mucho tu blog, cuenta cosas interesantes y además hay muchas actualizaciones y he encontrado algunas de muy interesantes.

Pásate por el mío si te apetece, es más personal y lo he creado hace poco pero creo que no está mal.

Hasta otra!

Laura dijo...

Me lo imagino, y me encantaría conocerlo. Besos.

Isa dijo...

Otro trocito inglés que nos acercas, para deleite de la imaginación. Estás contribuyendo considerablemente a que cambie la idea de mi próximo destino al extranjero. Otro beso.

fernando dijo...

pues habrá que ir allí para disfrutar de una maravillosa tarde. Un beso.