lunes, 13 de octubre de 2008

Microrrelevo 12

“Y le haré soportar la mirada de los que tanto esperaron su vergüenza”. Aquel joven arqueólogo había logrado descifrar por fin su primer jeroglífico, pero… ¿Qué quería decir exactamente? ¿Por qué la inscripción se hallaba tallada bajo una una especie de figura femenina? Durante tres días seguidos no pudo dormir dándole vueltas a la cabeza. Cuando por fín logró conciliar el sueño despertó rodeado de gente absorta que lo miraba ¡Se había dormido dando su primera conferencia! Fue el principio de su final.

5 comentarios:

Isa dijo...

¡Qué bueno, Inma! ¡Vaya metedura de pata la del pobrecillo! Muy ingenioso. Esto promete.

Gabriel dijo...

Derivación de la maldición faraónica.
Magnífico cambio de dirección.

beli dijo...

¿Tn soporifera era su conferencia que ni él mismo pudo soportarse?

¿Sería el jeroglífico una receta antiquísima para conciliar el sueño?

¿sería el arqueólogo tan ingenuo de pensar que nadie se daría cuenta de su "cabezadita académica"?

Bueno, preguntas sin respuestas... pero lo que si que está claro, es que los ejercicios para desentumecer el lápiz son buenísimos.

Original vuelta de tuerca. No lo tenías nada fácil pero has conseguido salir por la puerta grande.

Isa dijo...

Cuanto más lo leo, más me gusta.

inma dijo...

Gracias a todos! me alegro que os guste.