lunes, 13 de octubre de 2008

REFLEJOS


Recuerdo vagamente la noche de ayer. Mi mente y yo no nos llevamos muy bien de un tiempo a acá.
Intento poner en orden la serie de acontecimientos que me ha traído hasta aquí, y los escribo, y los releo, aunque de momento no consigo sostener una sola idea que no sea tu rostro y todo lo que llega a despertar en mí, hasta el punto de olvidarme del mío; aunque lo siento fusionado, compenetrado y extrañamente idéntico.

Mi mente y yo no nos llevamos muy bien. Sentada en esta cama, las horas pasan a un ritmo tedioso y desesperante. Ojalá no existiesen los espejos. Ojalá tus ojos, tan iguales a los míos, hubiesen sido únicamente tuyos y nada más. Ojalá careciese de memoria que me hiciera ver toda la que estoy perdiendo.

Sólo atino a recordar un gran edificio con ventanas enormes, donde pude llegar a estar varios días; un dolor que hacía estallar mi garganta y una huida vacía hacia muchos lugares, que ha durado veinte años.

Anoche, al encontrarte, se silenció mi ahora, y sólo me quedó la opción de tomar de nuevo un tren con destino a no sé dónde, para seguir huyendo de mí misma, de tus ojos. De mi rostro sombrío y yermo.

9 comentarios:

Isa dijo...

Dedico esta entrada a nuestra compañera Loli, por ofrecernos esta obra y darnos la oportunidad de hacer algo con ella. Un beso, Loli, y gracias.

beli dijo...

No puedes huir de tu estilo, ni lo hagas nunca, por favor, aunque pruebes otros campos, aunque te digan lo que te digan(incluida yo).

Todos tus hijos literarios tienen la dulzura de su madre y el bien hacer de su padre(en este caso la misma persona,je,je,je)

Intentaré seguir tu ejemplo.

¿crees en la telepatía? hoy volviendo a casa pensé en el cuadro y que ya era hora de hacerle un relato...y ahí estás tú, dando el pistoletazo de salida.

¡¡¡y qué pistoletazo, hija mía!!!

Gabriel dijo...

Si el cuadro que agradecemos a Loli es la letra de un blues, con tus letras le has puesto la mejor música.
Veo desolación y huida, con una frase demoledora que lamenta ser consciente de la pérdida de la memoria.
Sentada en la cama ¿se detiene a recuperar el aliento?
Es un relato tan abierto, de tantos matices, que me hace pedirte que lo hagas estallar en más de uno.
Lo veo como uno de los mejores principios de una historia que haya leído.
Besos.

Isa dijo...

Beli, no sabes cómo agradezco lo que me dices. Sí, creo en la telepatía, ya lo sabes. Yo también seguiré tu ejemplo. Un besazo grande, grande.

Gabriel, ¿sabes qué pasa? Que este cuadro me recuerda a la novela esa mía, inacabada e inacabable, como yo la llamo siempre. Además me sugiere muchas cosas, y aunque el relato que le he atribuído no tiene nada que ver con el tema de mi novela, en la forma de expresarlo se vislumbra todo eso que está en mi cabeza. Lo que no sé es si se entiende lo que yo he querido que sea el relato. Sé que puede sugerir varias posibilidades y me gustaría saber cuál ha captado cada quien.
¿Te refieres a que haga una historia con cada una de esas posibilidades que sé que al menos son dos? Gracias y otro beso a ti.

Isa dijo...

¡Qué sensación tan agradable es saber que ojos muy lejanos te están leyendo! Doy, en nombre de todos los que formamos este blog, la bienvenida a los lectores de Méjico, Argentina, República Dominicana y Santiago, que en estos momentos visitan nuestro "hogar" literario y les animo a participar con sus opiniones, si lo desean. Incluso sería un gusto poder leerles también. Un saludo "intercontinental".

Loli dijo...

Gracias por tu dedicatoria, querida Isa. Me ilusiona que mi idea te haya ilusionado y que haya dado lugar a un relato tan tuyo.
Yo creo que esa mujer en penumbra podría ser una Sra. Dalloway. Ya sabes lo que nos llegó esa obra a las dos. Te animo más que nunca a continuar con tu novela. Bueno, arriba esta mi versión. Un beso.

melytta dijo...

A mí también me gusta mucho tu estilo, ya lo sabes, y si, por lo que leo, estoy ante los comienzos de una novela (no lo sé bien) yo también te animo a continuar.
Con las cosas que se leen por ahí como Best Sellers!!!!!!!!!!!!!!!

La idea de un Blog entre varios me encanta. No se queda parado y es como un helado de muchos sabores.

Besitos.

Laura dijo...

Una gran idea la de hacer un relato a partir de un cuadro.
¿Un proyecto de novela? Suena interesante.
Me gustó tu relato.
Besos.

lorenzo dijo...

Isa, a mí también me gustaría saber qué le pasa a su cara yerma, si consigue vencer su muerte interior o al final, como yedra, brota. Llego tarde a tu tren, desde el mío, con retraso telepático.