lunes, 18 de abril de 2011

Diario de una escayola. 5º día

Foto:La “mala pata” inmortalizada el Domingo de Ramos por mi buena amiga Beli. La rotura del tobillo, me viene cuando aún no me recuperado del todo de la rotura de tres huesos del brazo, en un accidente “bicicletero”. Tengo para 40 días ¡con sus 40 noches! Sucedió el día de mi cumpleaños, cuando iba a tomar un café con mis compañeros de curso. Metí el pié en el alcorque de un arbolito en Felipe II. El profesor me consiguió una bolsa con hielo, y los compas se ofrecieron a todo, pero no me fui a urgencias. Como una es así, aguanté estoicamente casi una semana a base de bolsas de hielo, muleta, tobillera y algún que otro analgésico. Luego tuve que aguantar la bronca del médico y de mi entorno más próximo. Desde que mis amigos y conocidos se enteraron, y entiendo que con la más pura intención de animar, me envían todo tipo de Power point que cae en sus manos sobre la paciencia, la felicidad, y el “no hay mal que por bien no venga”. ¡Detesto esos Power points! De verdad que los detesto, con esas imágenes dulzonas y sus comecocos a base de sentencias y música transportadora a galaxias lejanas. Cuando los leo, me sube “una caló" desde el yeso al cogote, que correría si pudiera. Por favor no enviarlos, que estoy delicada. En cuanto al pie, no os preocupéis que ya lo llevo algo mejor aunque se vea algo morado. Ayer, incluso logré meterme en la bañera y me duché completa, en vez de "por parcelas", lo cual agradecerán mis sufridas visitas.

7 comentarios:

Gabriel dijo...

La foto del pie, en un análisis rápido, mantiene un ángulo que calificaría como "clásico y fresco".
Su colocación directa frente a la cámara, desafiante, dejando ver los dedos, asemeja la idea griega de la huida por una ventana angosta de las cariátides Pepita y Choni, dos de las favoritas de Zeus, según la mitología menos contrastada.
Si en un primer impacto visual el historiador busca adivinar la estación en la que los dedos fueron capturados, puede llevarse un chasco o dos tortas de la propietaria única de todos ellos, harta de que le pregunten chocheces.
Parémonos ahora en la ausencia de firmas y mensajes sobre la escayola. Ni un "ponte güena, shiquilla, oin ké mala zuerte ojú", que delate la fuerza del deseo para acelerar el proceso de curación.
Item más: ni siquiera dos o tres números de teléfono de pizzerías o casas de pescado frito para hacer olvidar la incomodidad de guisar durante una cuarentena. Quizá la sutil advertencia de la enyesada, con una motosierra encendida, haya hecho desistir a quienes, rotulador en mano, ya buscaban la indeleble huella de su solidaridad, su ingenio, o ninguna de las dos cosas, sino dar por bulo.
¡Señor, Señor!
Inma:
Yo sólo quiero que no pases dolores y que descanses, que procures curarte bien y que pases lo mejor posible estos días, hasta que vuelvas a estar fuerte y de una sola pieza.

Besos.

Peneka dijo...

Prometo no enviarte correitos "pestiñososos",jejejeje; pero ahí te dejo un paseo por las calles de nuestra ciudad para que te alegren el día.

Besitosssssssssssssssss

Juan Gabriel dijo...

Parece claro que Gabriel no ve lo mismo que los demás.¡Que suerte tiene!
Inma, yo también los odio. Supongo que eres la Inma , escritora aqui y comentante en mi blog.
Gracias por el halago, que te mejores, después de ese piropo ya te considero amiga. ¡Y no me creo que andes motosierra en mano para que no te pinten la escayola!.
Saludos y lo dicho, cúrate.
P D
Aprovecha para leer.

inma dijo...

Gracias a todos por vuestro apoyo. Gabriel, ¡cuanto me he reido con tu comentario! ¿De veras eres capaz de ver el mundo así? Oye lo de apuntar sitios de comida para llevar me parece una idea genial, y mejor aún si no lo hacen con rotulador sino con un "postit".
Juan Gabriel, sí soy la "inma" bloguera. Un besazo a todos.

Isa dijo...

¡¡¡¡Jajajajajajajajajajá...!!!! Lógicamente no me río de tu "mala pata"; me río de tu gran humor y sobre todo de imaginarme tu carita, viendo esos correítos bien intencionados, pero que ya te tienen harta. ¡Ánimo, valiete! Ah, por si las moscas, enciende en casa algún sahumerio purificador, anda. Un abrazo.

Loli dijo...

Cuánto siento lo que te ha pasado Inma. Al momento me he acordado de haces dos veranos que, aunque no me rompí el tobillo me lo lesioné y estuve casi un mes inmovilizada. ¿Recordáis la foto de mi pie con bufanda? Bueno, este recuerdo es una cuestión de empatía y de ánimo que, aunque no lo parezca el tiempo pasa y después sólo será un recuerdo. Te deseo una pronta recuperación y todo mi cariño.

inma dijo...

¡Qué alegría Loli, saberte por aquí!Un besote grandote.