lunes, 15 de septiembre de 2008

¿dónde guardan su color?
Pulverizó una a una las pequeñas hojas del árbol que había en su jardín. Sintió como languidecían. Su verde brillante había dejado paso a ese ocre terrenal. Se preparaban para un final apoteósico.
Cuando llegó la mañana, cubrieron de noche su verdor.

5 comentarios:

Isa dijo...

¡Qué bienvenida le das al otoño en estas lineas! Gracias por tus palabras en el comentario de mi microrrelevo. Sabes que mi sentir es el mismo para vosotros.

beli dijo...

Me encanta que me "enseñes" otros lados de mis relatos.

inma dijo...

Es muy poético, me gusta cómo está escrito pero ¿no es un poco pesimista? Al llegar la mañana eso de que todo quede negro...

lorenzo dijo...

Beli, eres la poetisa de lo cotidiano. Inma, el verde se cubre "de rocío", al final. Usa el color verde y eso trae frescura "subliminal". Me gustan vuestros distintos puntos de vista. También me gusta la belleza de lo triste, lo decadente. Lo nihilista. A veces, la nostalgia es enriquecedora. Y el dolor, curativo. Otras no, y uno es sado-masoquista. Besitos a las dos.

Loli dijo...

Me parece tan real como el propio ciclo de la vida.